Historia de Final Fantasy: Capítulo 3 (1988-1989)

1. Contexto histórico

En 1989, el mundo del videojuego se encontraba inmerso en plena transición hacia la nueva generación de videoconsolas de 16 bits. SEGA fue la primera en mover ficha, lanzando su videoconsola SEGA Mega Drive al mercado en octubre de 1988. Mientras tanto, Nintendo se preparaba para jugar su propia carta, la Super Nintendo Entertaiment System (SNES). Square Soft no podía permanecer ajena a este cambio, y debía de decidir hacia qué videoconsola dirigir sus desarrollos.

SNES

Super Nintendo

Mega Drive

SEGA Mega Drive

Y no tardaron mucho en decidirse. La Mega Drive disponía de un procesador más rápido, lo cual la hacía idónea para juegos de acción. Pero los RGP no requieren de mucha velocidad, sino de una historia interesante, apoyada de unos efectos visuales y sonoros que ayuden a la inmersión del jugador. En este apartado, los procesadores gráficos y de sonido de la SNES eran superiores a los que ofrecía Mega Drive.

Desgraciadamente, el desarrollo de la SNES sufrió de innumerables retrasos, lo que obligó a Square a rellenar este tiempo desarrollando un nuevo título de Final Fantasy para la ya veterana NES. Final Fantasy III fue lanzado en Japón el 27 de Abril de 1990. Nuevamente, al frente de su desarrollo se encontraron Hironobu  Sakaguchi como director, Yoshitaka Amano como diseñador de personajes y  Nobuo Uematsu a cargo de la música.

El juego fue sorprendente para su tiempo, puesto que Square conocía ya muy bien el hardware de la NES y pudo optimizar el juego al máximo.

2. Final Fantasy fuera de Japón

Los japoneses pensaban que a los estadounidenses tan solo les interesaban los juegos de acción, y no vieron rentable importar RPGs a dicho país.  Los problemas que retrasaron el lanzamiento de la saga Final Fantasy en EEUU fueron los siguientes:

  • Square Soft carecía de sucursal en los EEUU. Nintendo les ofreció ayuda para establecerse en el Redmond (EEUU), creando una empresa subsidiaria conocida como Squaresoft USA, y afianzando así las relaciones entre Nintendo y Square.
  • Nintendo America era muy estricta con el contenido de los juegos. No admitía referencias religiosas, ni a la cultura del pop, ni contenidos sexuales o satánicos. Ello provocó que los traductores tuvieran que tener mucho cuidado con su traducción para no transgredir los requerimientos de Nintendo ni alterar el contenido del juego.

    FFI Iglesia

    Final Fantasy I japonés, mostrando una Iglesia con cruz cristiana

    FFI Clinica

    En la versión estadounidense, tuvieron que cambiar la Iglesia por una clínica

  • El texto en inglés ocupa mucho más espacio que el texto en japonés. Los traductores tuvieron que omitir muchas líneas de diálogo para que el juego cupiese en un cartucho.
  • Final Fantasy I era ya un juego antiguo (1987), y lucía desfasado con respecto a los juegos lanzados en 1990 (por ejemplo, Super Mario Bros 3).

El 12 de junio de 1990, tan solo dos meses después de que Final Fantasy III se lanzara en el mercado japonés, el primer Final Fantasy fue lanzado en Estados Unidos, permitiendo al público estadounidense tener su primer contacto con la fantasía de Sakaguchi. Final Fantasy obtuvo además buenas ventas en este nuevo mercado.

Desgraciadamente, como quedaba menos de un año para el lanzamiento de la SNES, y la Mega Drive se estaba haciendo con el mercado estadounidense en detrimento de la veterana NES, Square decidió no exportar Final Fantasy II y III fuera de sus fronteras. Final Fantasy III fue así eclipsado fuera de Japón por Final Fantasy VI, que fue publicado 4 años después. En los EEUU, Final Fantasy VI fue renombrado como Final Fantasy III para evitar confundir al público estadounidense. El auténtico Final Fantasy III no vio la luz fuera de Japón hasta su reedición para Nintendo DS 16 años después.

Ninguno de los seis primeros Final Fantasy vieron la luz en el mercado europeo hasta las reediciones más modernas.

3. Final Fantasy III

3.1. Trama de Final Fantasy III

La historia sitúa a cuatro jóvenes huérfanos en medio de la eterna lucha entre las fuerzas de la Luz y de la Oscuridad. Estas dos fuerzas antagónicas luchan entre sí, si bien, ambas son necesarias para la existencia. Por tanto, el débil equilibrio existente entre ambas debe preservarse.

Mil años antes del comienzo del juego, una avanzada y orgullosa civilización que habitaba un Continente Flotante comenzó a experimentar con el poder de los cuatro Cristales Elementales de la Luz, desatando un poder que no pudieron controlar. La Luz hubiera consumido toda la existencia de no haber existido otros cuatro Cristales Elementales homólogos a los anteriores, pero de la Oscuridad.

Los Cristales Elementales de la Oscuridad invocaron a cuatro campeones, los Guerreros de la Oscuridad, que lograron detener el avance de la Luz. Por desgracia, la antaño orgullosa civilización fue destruida en el conflicto, dejando como único legado su Continente Flotante.

Guerreros de la Oscuridad

Los Guerreros de la Oscuridad salvaron al mundo de la Luz

Don de Zande

Antes de morir, Noah tuvo la original idea de entregar a Zande el don de la mortalidad

Los Gúrganos, un círculo de sabios ciegos, predijeron que al igual que puede abusarse de la fuerza de la Luz, también puede hacerse lo propio con la de la Oscuridad. Cuando aquello ocurra, los Cristales de la Luz invocarían a sus propios campeones, los cuatro Guerreros de la Luz, para restaurar una vez más el equilibrio.

Esto finalmente ocurre cuando Noah, el más grande de los magos, otorgó a su discípulo Zande el don de la mortalidad. Incapaz de apreciar este regalo, Zande enloqueció ante el temor a morir (creo que puedo entenderle) y absorbió el poder de dos de los cuatro Cristales de la Luz, inundando el planeta de oscuridad y deteniendo el paso del tiempo. Esto le garantizaría no envejecer. No obstante, la oscuridad no alcanzó al Continente Flotante, y en su superficie aparecen los cuatro huérfanos protagonistas que son elegidos por los restantes Cristales como Guerreros de la Luz.

Intro

Animación con la introducción del juego

Elegidos

“Habéis sido elegidos… Tomad la última luz… la última esperanza… que queda en mí”

3.2. Sistema de juego de Final Fantasy III

Final Fantasy III supuso una vuelta a las raíces de la saga, abandonando muchas de las novedades que se introdujeron en la segunda parte. El sistema de experiencia y de niveles volvió. Si FFII ofrecía unos protagonistas con identidad y personalidad propia, FFIII volvió a presentar a unos anónimos e impersonales Guerreros de la Luz. La historia también fue dejada en segundo plano, centrándose más en ofrecer una rica personalización de nuestro grupo.

Pantalla del titulo

Pantalla del título. La saga Final Fantasy entra en los 90

Menu

Menú del juego

El juego comienza con un terremoto, que abre una entrada a una caverna secreta situada sobre el Continente Flotante, próxima a un pueblo llamado Ur. Los cuatro jóvenes huérfanos, caracterizados como “caballeros cebolla” se introducen en ésta, hallando en su interior al Cristal del Viento.  Éste les otorga la posibilidad de elegir “trabajos” (clases).

Aquí reside la principal novedad del juego. En lugar de dar la oportunidad al jugador de elegir la clase de los personajes al comienzo de la aventura (como en FFI) o de dejar que los diseñadores del juego asignen una clase predefinida a cada personaje (como en FFII), FFIII permite al jugador cambiar la clase de sus personajes en cualquier momento a lo largo del juego. Las clases eran conocidas como “trabajos”, y cuanto más peleas disputara un personaje utilizando un determinado trabajo, más diestro se volvía con él.

Los trabajos disponibles incluían a los tradicionales de la saga (magos negros, blancos, rojos, ladrones, guerreros, etc) y numerosas adiciones nuevas (arqueros, eruditos, geomantes, vikingos, bardo, invocador…). Cada vez que encontrábamos un nuevo Cristal Elemental a lo largo del juego, se nos concedían nuevos trabajos para elegir.

Trabajos

Pantalla de cambiar trabajos a un personaje.

Mision

Nuestra misión: encontrar todos los Cristales para obtener nuevos trabajos.

Cada trabajo disponía de sus armas y armaduras específicas. No solo eso. Cada trabajo ofrecía alguna habilidad exclusiva, añadiendo así una nueva dimensión a las batallas. Por primera vez en la saga, los ladrones tenían la posibilidad de robar, los draconianos de saltar, y así sucesivamente.

Dos de los nuevos trabajos más significativos fueron conjurador e invocador. Ambos permitían traer el poder de criaturas mágicas para ayudarnos en combate. Fue la primera aparición de las invocaciones, que con el tiempo se terminarían convirtiendo en un elemento característico de la franquicia. Estas invocaciones, (Odín, Ramuth, Shiva, Ifrit, Titán y Leviatán) podían ser adquiridas en las tiendas, si bien las más poderosas era necesario previamente localizarlas y derrotarlas en combate. No representaban ningún papel en la historia pero su potencia de fuego fue sin duda bienvenida.

Leviathan

Leviathan

Bahamut

Bahamut

Por lo demás, el sistema de juego permanecía inalterado. Nuestro periplo nos lleva a explorar gigantescos mapeados. Por vez primera, tendríamos más de un mapa a recorrer: el Continente Flotante, la superficie del planeta y sus profundidades submarinas. Visitaremos aldeas y recorreremos calabozos plagados de peleas aleatorias (por turnos) y monstruos finales. Por vez primera, cada vez que un contendiente sea dañado o curado durante las batallas, se imprimirá sobre él el número de puntos de vida que ha perdido (en rojo) o que ha ganado (en verde).  En los Final Fantasy anteriores, este valor aparecía en un recuadro aparte dedicado a mensajes.

Final Fantasy III es además uno de los JRPGs más difíciles que ha producido Square. El calabozo final requería horas de dedicación, con la dificultad añadida de que no existían puntos de guardado dentro de las mazmorras (solo se podía guardar en el mapa).

Torre Cristal

La Torre de Cristal, escenario del último y complicado calabozo.

Mision

Luchando

Si la segunda parte de Final Fantasy introdujo los chocobos, la tercera nos trajo a los moogles. Estos curiosos monstruitos alados se transformaron en otro elemento típico de la saga, y a lo largo de la misma  los encontraremos despachando en tiendas de magia, luchando junto a nuestros personajes e incluso ejerciendo de mensajeros.

Para solucionar el limitado espacio del inventario que padecían los juegos anteriores, Final Fantasy III nos presentó por vez primera a otro personaje… ¿Qué pasa cuando un chocobo prefiere comer grano y verduras antes que salir a correr? ¡Que se transforma en un Chocobo Gordo! Esta criatura era capaz de tragarse los objetos que le ofrecieses, actuando de almacén. Posteriormente, los objetos podían recuperarse en cualquier lugar en que volviéramos a toparnos con este orondo plumífero.

Moogles

¡Doctor, veo Moogles por todas partes! ¡Kupó!

Chocobo

Interior de la nave Invincible, con el chocobo gordo a bordo.

En este juego se introdujo un submarino, así como numerosos tipos de aeronaves. La lista incluía el Nautilus, el Enterprise y el Invencible. Este último era una gigantesca fortaleza aérea, cuyo interior podíamos recorrer como si de un castillo se tratara, encontrando incluso tiendas. Cid aparece nuevamente como piloto de estos ingenios volantes, e incluso acompaña al grupo durante un tiempo (aunque no puede manejarse).

Nave de Cid

Einterprise

Nautilus

El Invincible

Bajo el agua

De arqueología submarina con el Nautilus

Cid

Cid, en un alarde de humildad

Final Fantasy III fue el primero de la saga que nos presentó un combate final contra una terrible deidad maligna de la que no sabíamos nada hasta instantes antes de terminar el juego (Nube de Oscuridad). Los Final Fantasy posteriores tomaron la costumbre de imitar este esquema para forzar un clímax final tan artificial como innecesario.

Nube Oscuridad 1

Nube de Oscuridad, una amenaza tanto para la Luz como para la Oscuridad.

Nube Oscuridad 1

¡Aquí estoy enfrentándome a Nube de Oscuridad!

3.3. Música de Final Fantasy III

La banda sonora de Uematsu para FFIII se considera el cénit de calidad sonora para una videoconsola de 8 bits, quedando incluso por encima de los juegos de Mega Drive de su época.

Al contrario que la mayoría de los Final Fantasy, no existe un disco con la banda sonora de este juego interpretada por una orquesta real. Se editó un CD conteniendo la banda sonora original de NES (Final Fantasy III Original Sound Version), y otro con la banda sonora de la versión de Nintendo DS (Final Fantasy III Original Soundtrack). No obstante, ninguna de estas dos versiones ofrece una calidad suficiente como para su escucha de forma independiente del juego.

En 1990 se editó un CD con arreglos de superior calidad a los anteriores. Por desgracia, no se emplean instrumentos musicales reales, pero sí sintetizadores de mejor calidad. Algunas pistas son vocales, interpretadas por Dido, (un dúo compuesto por Michiaki Kato y Shizuru Ohtaka). Este CD se llama Final Fantasy III: Legend of the Eternal Wind“. Aunque claramente inferior a los CDs orquestales disponibles para otros juegos de la franquicia, ésta es la mejor versión  para disfrutar de la música de Final Fantasy III.

Para bien o para mal, cada melodía va precedida de una narración (en inglés) que describe con voz profunda los acontecimientos del juego. La portada del compacto es la siguiente:

Portada del CD
Portada del CD
Contraportada del CD
Contraportada del CD

Haciendo click en el siguiente vídeo podréis escuchar una pista de este CD, titulada “Following the Wind“. Tras el monólogo del narrador, suena el tema de los pueblos (“My Home Town”). Posteriormente, el tema principal de FFIII, que da nombre al CD (Legend of the Eternal Wind). La pista finaliza con el genial tema de batalla.

3.4. Reediciones

Final Fantasy III estuvo a punto de ver la luz para Wonderswan Color (al igual que sus dos predecesores), pero finalmente el proyecto se canceló. Con ello, este juego permaneció 16 años sin ser reeditado ni lanzado fuera de Japón.  Era el único de los 6 primeros Final Fantasy que nunca fue reeditado para otra videoconsola. Este agravio terminó en 2006, cuando fue relanzado para Nintendo DS, traducido a multitud de idiomas y comercializado en la mayoría de los países.

emulador
Es posible jugar en el emulador no$gba.

Numerosos miembros del equipo de desarrollo del juego original de NES se encargaron de dirigir esta reedición. El cambio entre ambas versiones no es meramente estético (como Final Fantasy I & II: Dawn of Souls para Game Boy Advance) sino que alteró la mecánica del juego.

Vídeo de la increíble introducción de la versión para Nintendo DS de Final Fantasy III

Los gráficos son ahora tridimensionales, si bien respetan el diseño de mazmorras y pueblos. El mayor cambio lo sufren los propios Guerreros de la Luz. Si antaño eran cuatro anónimos clones, ahora disponen de nombres (Luneth, Arc, Refia, Ingus) así como un leve trasfondo y personalidad individualizada. Ésta se muestra en nuevas líneas de diálogo, si bien no alteran la (sencilla) historia del juego. Tampoco comenzarán la aventura ya juntos, sino que al principio solo contaremos con Luneth, incorporándose el resto poco a poco.

Luneth
Luneth
Refia
Refia
Arc
Arc
Ingus
Ingus

También se ha realizado una profunda revisión del sistema de trabajos, realizando un equilibrado de las mismas y añadiendo nuevas habilidades. Al contrario que en la versión NES, la mayoría de los trabajos permanecen útiles y competitivos a lo largo de todo el juego.


Versión NES


Versión NDS


Versión NES


Versión NDS

No obstante, cuando juguemos este juego hemos de recordar que bajo unos gráficos de consola portátil de 2006, se esconde un juego de 1990. El contraste entre su aspecto gráfico y  jugable es considerable. Si lo juzgamos bajo los estándares actuales, quedaremos decepcionados.  Final Fantasy III es un juego de la antigua escuela. Pertenece a una era en la que se valoraba una jugabilidad directa y más sencilla. Una época en la que los juegos suponían un verdadero reto al jugador. Teniendo estas ideas en mente, la reedición de Nintendo DS de FFIII es una estupenda ocasión de adentrarnos en los orígenes de la saga.

4. Conclusiones

El tercer Final Fantasy fue una aventura gigantesta, definitivamente uno de los JRPGs más largos de la videoconsola NES. Aunó elementos de sus dos predecesores y añadió nuevos elementos que enriquecieron a la saga. No obstante, no puede afirmarse con rotundidad que sea el mejor de los tres Final Fantasy lanzados en NES.

¡Hasta pronto!

¡Hasta pronto!

Pulsa este enlace para leer el capítulo 2 de la historia de Final Fantasy (años 1987-1988). O bien, pulsa este otro enlace para leer el capítulo 4 de la historia de Final Fantasy (años 1989-1991).

Un saludo,
tifita

Nota Importante: He detectado que las entradas de mi blog están siendo vilmente copiadas en decenas de páginas web y foros. En la mayoría de las ocasiones, ni siquiera se molestan en poner un enlace a la fuente original. Si te gusta esta entrada, pon un enlace desde tu página, pero por favor, no hagas un copiar y pegar. Me cuesta mucho hacer entradas extensas como ésta. Si me copias, pierdo visitas y por tanto, motivación para seguir haciendo el blog de Final’s World. Gracias por tu comprensión.